Registro SCIP

Classify dispone de un equipo experto en la cumplimentación de la base de datos del SCIP.

Te resumimos en que consiste esta nueva base de datos sobre sustancias químicas peligrosas presentes en los productos.

¿Cuál es la Interpretación de la Directiva marco sobre residuos?

La Directiva marco sobre los residuos establece medidas para hacer frente a las repercusiones negativas sobre el medio ambiente y la salud humana de la generación y gestión de los residuos, así como para mejorar el uso eficaz de los recursos que son cruciales para la transición a una economía circular.

La Directiva encomendaba a la ECHA la tarea de elaborar una base de datos con información sobre los artículos que contienen sustancias extremadamente preocupantes en la lista de sustancias candidatas. Con arreglo al Reglamento REACH, se añaden nuevas sustancias de forma periódica a la lista de sustancias candidatas.

La base de datos SCIP contendrá la información presentada a la ECHA por las empresas que produzcan, importen o suministren artículos que contengan sustancias incluidas en la lista de sustancias candidatas. Estos artículos pueden fabricarse en la UE o importarse de países no pertenecientes a la UE.

La información de la base de datos ayudará a los operadores de residuos a clasificar y reciclar los artículos que contengan sustancias extremadamente preocupantes y los consumidores podrán tomar decisiones fundamentadas y estudiar la mejor manera de usar y eliminar estos artículos. En general, la base de datos deberá contribuir tanto a la sustitución progresiva de las sustancias preocupantes en los artículos como al desarrollo de alternativas más seguras.

Está formado por varias fases diferenciadas, ver las 5 fases de un Plan de identificación y comunicación a la base de datos SCIP

Fase 1.

Identificar si su empresa suministra artículos con sustancias incluidas en la lista de sustancias candidatas y si los comercializan en el mercado de la UE.

Fase 2.

Conocer y entender los requisitos de información que permita la identificación del articulo. Esto es: El nombre, el rango de concentración y la ubicación de la sustancia o sustancias incluidas en la lista de sustancias candidatas presentes en dicho artículo. Cualquier información que permita el uso seguro del artículo, especialmente información que garantice la correcta gestión del artículo una vez transformado en residuo.

Fase 3.

Conozca su cartera de artículos. Después de haber identificado una obligación y haberse familiarizado con los requisitos de información ordinarios, proceder a analizar su cartera de artículos como tales o en objetos complejos (productos). Identificar qué artículos como tales o qué objetos complejos albergan sustancias extremadamente preocupantes incluidas en la lista de sustancias candidatas a una concentración superior al 0,1 % p/p . Dependiendo de qué función ocupe en la cadena de suministro, deberá considerar siempre las entradas (artículos como tales u objetos complejos recibidos como destinatario) y salidas (artículos como tales u objetos complejos comercializados en el mercado como proveedor) de su proceso.

Fase 4.

Adapte sus datos. Nombre del artículo, otros nombres (por ejemplo, marca, modelo o tipo)

-Identificador primario del artículo, otros identificadores del artículo [por ejemplo, número de artículo europeo (EAN), número mundial de artículo comercial (GTIN), código de producto universal (GPC), número de catálogo, ID de artículo de ECHA, número de pieza].

– Categoría de artículo: Identificación de un artículo u objeto complejo a partir de una lista armonizada de acuerdo con su función o uso [la lista del arancel integrado de la Unión Europea (TARIC), basada en la nomenclatura combinada (NC) del anexo I del Reglamento del (CEE) n.º 2658/87 Consejo.

Fase 5.

Prepare su presentación, para lo que ECHA ha establecido un formato IUCLID armonizado para presentar la información requerida a la base de datos de SCIP.

La base de datos tiene tres objetivos principales:

  1. Reducir la generación de residuos que contienen sustancias peligrosas fomentando la sustitución de las sustancias preocupantes en los artículos comercializados en la UE;
  2. Facilitar información para seguir mejorando las operaciones de tratamiento de residuos;
  3. Permitir que las autoridades controlen el uso de las sustancias preocupantes en los artículos e tomar medidas adecuadas a lo largo de todo el ciclo de vida de los artículos, incluso en su fase de eliminación.

La obligación de presentar una notificación de SCIP abarca todos los artículos comercializados en el mercado de la UE que contengan una sustancia extremadamente preocupante perteneciente a la lista de sustancias candidatas, a una concentración superior al 0,1 % p/p .

Los siguientes proveedores de artículos deberán facilitar información a la ECHA:

  • Productores y ensambladores de la UE;
  • Importadores en la UE;
  • Distribuidores de artículos de la UE y otros agentes de la cadena de suministro que comercialicen artículos en el mercado.

Los minoristas y otros agentes de la cadena de suministro que abastecen de artículos directos y exclusivamente a los consumidores no están sujetos a la obligación de presentar información a la base de datos de SCIP.

¿Cómo define un artículo el Reglamento REACH?

De acuerdo con el artículo 3, apartado 3, del Reglamento REACH, se define un artículo como un objeto que, durante su fabricación, recibe una forma, superficie o diseño especiales que determinan su función en mayor medida que su composición química.

Un «objeto complejo» es aquel compuesto por más de un artículo.

Los artículos ensamblados o unidos para formar objetos complejos siguen siendo artículos, siempre y cuando mantengan una forma, superficie o diseño especiales, o mientras no se conviertan en residuos.

Desde el 5 de enero de 2021, se deberá notificar a la ECHA la información sobre los artículos que contengan SVHC (pertenecientes a la lista de sustancias candidatas) a una concentración superior al 0,1 % p/p y que se comercialicen en el mercado de la UE.

SCIP es una nueva base de datos sobre sustancias químicas peligrosas presentes en los productos, disponible para los consumidores y creada para promover la sustitución de sustancias nocivas.